CARTA ABIERTA AL DIRECTOR NACIONAL DE LA CONADI

 9 de Noviembre de 2015. Región de la Araucanía

Señor

Alberto Pizarro Chañilao

Director Nacional

Si bien es cierto, el día 3 de diciembre se dio inicio al proceso de negociación entre ANFUCO y la autoridad superior y sus asesores, hay que dejar en claro que el proceso no ha sido fácil cuando, a pesar de las orientaciones gubernamentales que existen respecto a los procesos de despido de los funcionarios públicos se ajusten a criterios técnicos claramente verificables, en la práctica se actúa de manera arbitraria, justificando majaderamente que son “facultades” del Director Nacional, pero efectivamente esas facultades deben ser usadas con discrecionalidad.

Reconocemos, que 11 personas funcionarias reintegradas al Servicio es un pequeño avance, pero es insuficiente, sobre todo cuando no se cuentan con argumentos sólidos y sobre todo cuando se acusan razones que no están sustentadas en un proceso administrativo que haya terminado con una sanción; situación que deja de lado el derecho “a la presunción de inocencia”  (Establecido en el Pacto de San José de Costa Rica, ratificado por Chile), que tiene todo trabajador o trabajadora público. Y específicamente, en su artículo 8.2 expresamente reconoce el derecho de toda persona inculpada a que se presuma su inocencia mientras no se establezca legalmente su culpabilidad.

Por otra parte, no se pueden aducir sólo razones humanitarias, porque el derecho al trabajo tiene que ver con la consagración de la dignidad de la persona. Acorde con los lineamientos de la OIT, un trabajo digno y seguro, es concebido como aquel en que las condiciones de trabajo son diseñadas y mantenidas en el tiempo con estándares óptimos de organización y seguridad, impidiendo la aparición de factores de riesgo para la salud y seguridad de los trabajadores. Y cómo estamos nosotros?

No se puede estar a merced de una autoridad que arbitrariamente, sin mediar razones justificadas decida dejar sin trabajo a funcionarios con vasta experiencia y compromiso; dañando a familias, niños, niñas en estas fechas tan sensibles. De ser así estaríamos ante una “discriminación arbitraria”, entendida como toda distinción, exclusión o restricción que carezca que justificación razonable, efectuada por agentes del Estado o particulares, y cause privación perturbación o amenaza en el ejercicio legítimo de los derechos fundamentales establecidos en la Constitución Política de la República o en los tratados internacionales sobre derechos humanos ratificados por Chile y que se encuentren vigentes, en particular cuando se funden en motivos tales como la raza o etnia, la nacionalidad, la situación socioeconómica, sindicación o participación en organizaciones gremiales o la falta de ellas, el sexto, la orientación sexual, la identidad de género, el estado civil, la edad, la filiación, la apariencia personal y la enfermedad o discapacidad (Ley N°20609 que establece medidas contra la Discriminación). En este sentido no es menor, que sea la gran mayoría de los despedidos, funcionarios afiliados a la ANFUCO.

Y si parte de las razones son razones humanitarias, sin duda quedan casos que están dentro de estos parámetros.

Se entregaron los antecedentes técnicos de que no era aceptable, que al finalizar un año de gestión administrativa, la autoridad constatara que existían problemas presupuestarios en el Subtítulo 21, para garantizar la continuidad de los trabajadores. De ser así, es porque la Planificación Estratégica no fue efectiva y los responsables de esa mala administración quieren esconder sus responsabilidades. No somos los trabajadores de CONADI, los chivos expiatorios, con quienes la autoridad haga caja.

Si la situación es tan compleja en términos presupuestarios, ¿Por qué no se tomaron las medidas correctivas a tiempo, por qué se siguió contratando a otras personas? ¿Por qué asesores y profesionales que estaban a honorarios fueron pasados a la contrata? Por qué tantas irresponsabilidad?

Por eso la respuesta entregada hasta ahora resulta INSUFICIENTE. Porque no hay justificación para que funcionarios/as que han laborado por años en esta institución que cuentan con la experiencia y las competencias para continuar aportando en este Servicio, sea despedido arbitrariamente.

Finalmente, lamentamos que distorsione la realidad objetiva en la que hoy está la institución en la Región de La Araucanía.  Volver a la normalidad, según sus palabras, pasa única y exclusivamente por el gesto de cordura que usted, como autoridad superior efectúe.  Los/las funcionarias tienen claridad absoluta respecto de la actual situación en que se encuentran las metas.  Es más, se sorprenden cuando se quiere aducir que debido al PARO se podrían dejar de cumplir las metas.

La gestión Sr. Director, se efectúa durante un año de trabajo, no las últimas tres semanas del año calendario; porque esta Asociación no tiene dudas del compromiso y trabajo de cada uno de los trabajadores y trabajadoras de CONADI.

Todas las decisiones extremas que de ahora en adelante, las personas funcionarias asuman para defender su dignidad como trabajadores del Estado, y no de una coalición política X, será en razón de la tozudez de la Autoridad Superior que evitó, dilató y retrasó todo tipo de diálogo.

Como ANFUCO siempre estamos dispuestos trabajar por la unidad y el dialogo constructivo

 Atentamente

Directiva Nacional ANFUCO

 

Entradas relacionadas

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.