5 de Septiembre Día Internacional de las Mujeres de Pueblos Indígenas. Una irónica conmemoración

anfucoConmemorar cada 5 de septiembre, es renovar el compromiso de avanzar en materia de derechos de mujeres, porque el camino de Bartolina Sisa vive en la memoria colectiva de los pueblos originarios de América. La violencia no acaba sólo por el hecho de contar con una Presidenta, tampoco con alguna ley que sancione estas prácticas o la existencia de instituciones públicas que tienen el deber de velar por los derechos de las mujeres y pueblos originarios, porque en ellas hay autoridades que no gestionan acciones en pro de estos derechos.

La discriminación, tal como lo señalala Organización Internacional del Trabajo (OIT), se refiere a “cualquier distinción, exclusión o preferencia basada en motivos de raza, color, sexo, religión, opinión política, ascendencia nacional u origen social que tenga por efecto anular o alterar la igualdad de oportunidades o de trato en el empleo y la ocupación”.

Si bien la discriminación lesiona derechos fundamentales de las personas, estas son conductas que no responden a un determinado paradigma o patrón común y  que por lo demás son de una gran variedad teórica y práctica, que  no resulta fácilmente evidenciar. Como es sabido nunca la discriminación se presentará como tal, además nadie se va a reconocer como una persona discriminadora ante los demás, menos una autoridad o un político, por lo tanto muchas veces la discriminación es enmascarada en una apariencia de legitimidad, o simplemente se da manera oculta.

El denunciar actos de discriminación se torna complejo para una trabajadora, por la dificultad probatoria que esto involucra, que al no existir pruebas “adecuadas” la interdicción de la discriminación no es efectiva ni real, y aunque la discriminación laboral produce una serie de perjuicios a las personas, muchas soportan dicha carga por mucho tiempo ya que es un hecho difícil de probar y sobre todo por la posición de privilegio que posee quien es el “discriminador”  dentro de la estructura de poder dentro la organización.

Existe discriminación hacia las mujeres en Conadi.  En primer lugar se establece que son más mujeres las que trabajan en la Corporación, sin embargo, ellas reciben menos remuneración en comparación con los varones; y en muchos casos son tareas de mayor responsabilidad. Existen solo dos jefaturas a nivel de la Dirección Nacional con grados menores en la estructura.

Existe violencia hacia las mujeres en Conadi. Durante este año se han registrado denuncias concretas de violencia ejercida hacia las mujeres que trabajan al interior de esta Corporación. Es así que ya existe fallo del Tribunal Laboral, el cual determinó que CONADI “vulneró los derechos fundamentales” de una madre trabajadora, sumándose además a tres denuncias de compañeras que están siendo investigadas. Hemos podido reconocer también casos de discriminación más sutiles y ocultas como por ejemplo la utilización de castigos o sanciones a mujeres que han ejercido algún derecho.

Fuera de la institución, nos preguntamos ¿Dónde están los derechos de la Machi, Francisca Linconao Huircapán, autoridad religiosa propia del Pueblo Mapuche, que ha sufrido una violación a sus derechos básicos; inculpada antes de todo juicio, encarcelada cuando se desarrolla el proceso investigativo sin consideración a su edad, ni a su estado de salud y mucho menos a su condición de líder mapuche ¿Dónde está el Sernam? De qué derechos nos hablan?

En el Día Internacional de las mujeres indígenas, interpelamos a la clase política que existe en este país, de la izquierda a la derecha, a respetar y garantizar nuestros derechos de las mujeres en Chile y que se tomen acciones en contra de la violencia, el racismo y la discriminación.

Adscribimos a lo señalado en la Declaración de las Mujeres Indígenas del Mundo en Beijing: solicitamos“considerar y penalizar, en calidad de crimen, a todos los actos dediscriminación contra las mujeres” (artículo 34), “Que los gobiernos creen instrumentosjurídicos y sociales adecuados para la protección contra la violencia doméstica y del Estado” (artículo35), y “Que las leyes indígenas consuetudinarias y sistemas judiciales que son respetuosos de las mujeres víctimas de la violencia sean reconocidos y reforzados. Que se erradiquen las leyes, costumbres y tradiciones indígenas discriminatorias hacia la mujer” (artículo 36).

Seguiremos trabajando para que los sueños de la machi pronto se cumplan: “Lo que yo busco urgentemente es vivir en dignidad en mi territorio, restablecer mi equilibrio, seguir desempeñando mi rol de Machi ayudando a chilenos y mapuche a mejorar su salud”.

 

Entradas relacionadas

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.